8/6/07

Compartiendo toda una pasión: el padre Ciuró

Permitidme que este artículo se lo dedique especialmente a Gabriel, uno de los compañeros en mi primer año en la escuela de magia. Generoso, ilusionado, alegre, despistado y entusiasta, Gabriel era un jubilado que disfrutaba haciendo pequeños juegos de magia a su familia y amigos. Creo que se ganó el cariño y el respeto de todos (al menos de mí). De la "convivencia" con él recuerdo grandes momentos, pero sobretodo la pasión que sentía por un gran amante de la magia del que yo no había oído hablar hasta que lo nombró Gabriel: se trataba del padre Ciuró...

El padre Wenceslao Ciuró nació en Castelltersol (Barcelona) en el año 1.895 y se inició en el arte del ilusionismo a los 22 años después de haber visto a uno de sus hermanos de la congregación realizar juegos de manos. Comenzó realizando juegos de magia a sus alumnos y poco a poco fue realizando varias actuaciones en seminarios, colegios y obras benéficas...

El padre Ciuró probó diferentes tipos de magia, desde la micromagia hasta la magia de salón, y fue una de las figuras que más destacó en el período básico de aprendizaje de la magia española...

El mago catalán Partagás, del que hablaré en otro artículo, fue un importante maestro para Ciuró. Tras leer su libro ("El Prestidigitador Optimus o Magia Espectral"), Ciuró quiso conocerle y desde entonces Partagás le transmitió su filosofía y sus conocimientos de magia y artes afines, como la ventriloquía de la que Ciuró se sentía muy atraido desde pequeño...

Hubo también otros ilusionistas que le influyeron como Fu-Manchú del que quedó muy impresionado, tanto que cuando Ciuró eligió un seudónimo para sus libros y actuaciones escogió en su recuerdo el de Ling-Kai-Fu...

En 1.936, Ciuró partió a Francia para perfeccionar su francés. Ese mismo año comenzó la Guerra Civil Española y dedició quedarse allí. Esto le sirvió para leer muchos libros de magia que combinaba con actuaciones para sus feligreses...

En 1.947 volvió a España, y comienza con su objetivo de divulgar la magia y acercarla a los profanos que quisieran aprenderla. Pero esta tarea no fue fácil. Por un lado, los editores no confiaban que ese tipo de publicaciones tuviese mercado donde venderlas. Por otro lado, los propios magos de aquella época estaban en contra de la divulgación de los secretos a lectores profanos. Finalmente, fue tomado en consideración y lograría su objetivo...

Despues de su primera obra ("La prestidigitación al alcance de todos"), Ciuró continuó escribiendo libros sobre magia y gracias a ellos muchos iniciados de habla hispana encontraron el "gustillo" por la magia. Yo mismo he leido alguno de ellos y me impresionaron las buenas ideas que contenían y que, actualmente, se siguen aplicando...

El padre Ciuró fue una persona muy inquieta y tuvo la suerte de poder viajar, lo que le permitió acceder a libros impensables en ese momento en nuestro país. Fue un entusiasta del ilusinoismo y siempre estuvo preocupado por favorecer la hermandad entre magos. Fue uno de los fundadores de la Agrupación Catalana de Aficcionados al Ilusionismo (ACAI), durante la República, y, tras los primeros años de la posguerra, a asociaciones de mayor envergadura como la Sociedad Española de Ilusionismo (en 1943). También propició la elección del patrón de los ilusionistas: San Juan Bosco...

Fue recibido siempre con mucho cariño por las diversas asociaciones mágicas de varios paises (Brasil, Portugal, Paris, Estados Unidos). También tuvo varias apareciones en televisión española (programas como "Esta es su vida" o "300 Millones")...

En el año 1.978, falleció pero su gran obra, su labor y su legado permanecen: "El ilusionista lleva al diablo en sus manos y a Dios en el corazón" -decía Ciuró...

Mientras escribía la historia de Ciuró no he podido evitar acordarme de la personalidad de Gabriel y de la devoción que le procesaban los libros que publicó este mago. Pienso que ambos también tenían en común su pasión y entusiasmo por la magia, pero viviendola desde un aspecto distinto al del mago profesional: el aspecto de un gran aficionado. Y vivir así la magia, desde ese otro aspecto, me parece realmente bonito...

Estés donde estés, Gabriel, espero que te haya gustado...

11 comentarios:

La Escapista dijo...

Desde luego, curiosa afición para un sacerdote. Si le hubiera pillado, uno de los suyos, en otras épocas, la hoguera hubiera sido poco. Desde luego, me parece genial la frase de: "el mago lleva al diablo en sus manos y a dios en el corazón". No obstante, son palabras muy osadas viniendo de un sacerdote!

Un saludo!!

Tony dijo...

Escapista, tienes razón en cuanto a que le pudo pillar la hoguera en otra época por herejía, jejeje... Creo que Ciuró debió de ser en su época un sacerdote bastante osado en muchos aspectos...

Besos.

Heitor dijo...

Desde luego, una mentalidad abierta y divertida que le vendría muy bien a una gran parte de la iglesia católica actual. Curas como éste ya deben quedar pocos.
Un saludo.

Tony dijo...

Razón tienes amigo Heitor... Seguramente si la iglesia se mordenizase un poco, ganaría más "adeptos"...

Saludos.

Angus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angus dijo...

Verdaderamente curioso esto del cura prestidigitador, aunque no lo veo como una forma de que la gente se aficione a la religión...
En cualquier caso, se podría establecer un curioso debate sobre Fe e Ilusión :)

Magú dijo...

Estoy con Heitor en que cambiar la imagen no le vendría mal a la iglesia y tener más curas majetes jejeje. De todos modos me quedo con el dato de que empezó a los 22 años! Así que aún no está todo perdido para mi!
Besos a todos!

Tony dijo...

Angus, pues sí que sería interesante ese debate... Quizás ambos conceptos estén muy relacionados entre sí... Por cierto, ese comentario tuyo que has quitado... No pasa nada por repetir comentarios (o matizarlos)...

Magú, ya te lo he dicho varias veces que nunca es tarde para aficionarse a la magia... Además, también cierto mago al que adoras pensaba que también estabas metida en el mundillo, ¿recuerdas? :)

Saludos.

Magú dijo...

jejejeje, pero lo pensaba por que debo ser la más pesada de todas sus fans xDDD y pensaría que por eso sería maga.... sino el pobre es que no encuentra explicación para que alguien le persiga tanto, no? xDD
Besos!

Tony dijo...

Magú, seguro que no eres la más "pesada" de sus fans... Y seguro que para él es un privilegio tener tantas fans así de "pesadas"... Lo que sí es cierto es que pocas, muy pocas personas que no son magas son tan "adictas" a la magia como tú... Al menos yo no he conocido a ninguna antes...

Yo no creo que seas pesada, simplemente te gusta la magia y, en especial, la que hace él...

Besos.

Angus dijo...

Ok, Tony, la próxima vez usaré un segundo comentario para matizar o corregir, en vez de borrarlo.