11/6/07

Diabólicos diábolos

Dentro del arte de los malabares uno de los aparatos que más me llama la atención es el diábolo. Siempre me ha parecido curioso todo lo que se puede hacer con un simple carrete de madera haciéndolo girar sobre una cuerda con dos palitos...

A pesar de que en manos de un experto de los malabares el movimiento del carrete parece fácil, creo que por las dimensiones y el peso no debe serlo tanto...

Pero cuando realmente me di cuenta de lo espectacular que puede llegar a ser el diábolo, fue cuando vi una película sobre el "Circo del Sol"...

Las artistas que ejecutaban la rutina con el diábolo eran cuatro niñas chinas con edades comprendidas entre los 10 y los 12 años: Li Anna, Gu Mingxin, Sun Tong y Sun Xin. Y el espectáculo en el que lo realizaban se llamaba "Quidam". A pesar de su corta edad hacen maravillas con el diábolo...

El número, en mi opinión, representa el valor de los juguetes antiguos. Las cuatro niñas aparecen vestidas y maquilladas en tonos metalizados, como si llegasen del futuro. Me recuerdan al "hombre de hojalata" de la película "El mago de Oz". En sus manos, cada una de las niñas lleva un diábolo que, de pronto, cobra vida propia: salta, vuela, corre y hasta parece bailar al son de la música de fondo. Pero no contentas con eso, dan "otra vuelta de tuerca" y, mientras realizan bonitas figuras con el diábolo, también realizan acrobacias...

Me fascinó la sincronización que tienen las cuatro. Mientras ves la actuación, puedes fijarte en la complejidad de lo que hace cada una de ellas. Pero rápidamente la vista se desvía para percibir el bonito número en su conjunto. Es entonces cuando ves lo maravilloso que puede llegar a ser este tosco objeto de madera...

Por otro lado, me encanta también como el número va creciendo en intensidad y en complejidad. Las figuras aparentemente fáciles que se realizan al principio, se van convirtiendo poco a poco en complicados "puzzles" hasta que llega el final en el que se produce la verdadera "magia", el milagro. A esto es a lo que yo le llamo un gran número, un número de verdaderos artistas...

Y para que podais comprobarlo con vuestros propios ojos, os dejo con este video y seguro que más de uno se quedará con la boca abierta...

16 comentarios:

La Escapista dijo...

Es tremendamente curioso el diábolo. Confieso que he intentando muchas veces mantener en la cuerda el dichoso carrete sin demasiado éxito. Este juguete que manejaban al dedillo nuestras madres, ahora se nos antoja... eso... diabólico. Afortunadamente, además de por el circo y sus malabaristas, muchos juegos están resucitando. Cierto sector de la juventud, gusta de practicar estos juegos no sin cierta maestría. Se necesita mucho tiempo libre para llegar a dominarlo... Yo aún sigo intentando no hacerme cardenales cuando bailo las cariocas.

En fin, lo de las niñas es alucinante, como todo lo que pasa en el Circo del Sol. Sin embargo, tanto en este caso, como cuando fui a ver Dralion y salió una pequeña chiquilla contorsionista-equilibrista, me da una cierta pena contemplar a niños tan jóvenes trabajando. Si ya elogiamos la disciplina de los magos adultos para llegar a hacer determinados juegos, imaginaos la presión a la que deben estar sometidas estas niñas y, en definitiva, la infancia y el futuro que les espera...

Saludines!

Tony dijo...

Escapista, otro de los "aparatos" que me llama poderosamente la atención son las cariocas... A ver si algún día nos deleitas con un numerito de esos, ;)

En cuanto a las niñas trabajando, la verdad es que no había reparado en ese dato... Es cierto que quizás la infancia y el futuro que les espera a estas niñas no sea muy agradable... Pero prefiero pensar que ahora y en el futuro se están divirtiendo con lo que hacen y que disfrutan y disfrutarán con su trabajo... Tienes razón que la presión debe ser tremenda, pero pensemos que para ellas es un entretenimiento además de una pasión... (¡¡más vale!!)...

Saludos.

Magú dijo...

Jops, quien supiera hacer eso, eh? Además, vaya coordinación! Yo creo que ni las mejores gimnastas son capaces de ir tan al unísono!! La verdad es que sí es una penita que niños tan pequeños estén ya en el mundo de la farándula, pero yo quiero pensar que es porque les gusta... aunque a veces los padres en estos casos son los peores enemigos.

Y lo de las cariocas... a mi me encantan!! No es que sea una experta (para eso están mis amigos que hasta saben hacerlas con fuego) pero es algo que me parece divertido y hasta una patosa como yo es capaz de manejarse! Además, son muy fáciles de fabricar!

Tony dijo...

¡¡Ahora va a resultar que estoy rodeado de artístas!!... Ya sabes Magú, a ponerse de acuerdo con Escapista para hacer un numerito de cariocas entre las dos, y si se unen tus amigos con las cariocas de fuego ¡¡mejor que mejor!!... jejeje

Al final entre todos vamos a formar nuestro particular cirquillo del sol, jejeje...

Besos.

Irene dijo...

Pues yo soy bastante "inútil" con estas cosas, por lo que este tipo de espectáculos me deja maravillada por poco que hagan, pero es que lo del Circo del Sol es pura magia. A veces no hay explicación para las cosas que hacen,la sensación de presenciar una actuación "mágica" me recordó bastante a la experimentada en el Circo del Sol.
En cuanto a los niños, no sé como será en los otros circos,pero os puedo asegurar que aquí son mucho más felices que en otro sitio. Van a clase y se divierten con lo que hacen.
Si no fueran felices eso se trasmitiría en el espectáculo...

Tony dijo...

Irene, ¡¡tú también has sido afortunada yendo al Circo del Sol!!... ¡¡Qué envidia que me dais!!...

Ese detalle de que los niños de este circo van a clase y se divierten no lo sabía... Sin duda alguna, nos dejas un poquito más "tranquilos"... No sabía la vida que llevaban los niños de este circo... Gracias por el apunte, Irene... Y tienes razón de que se transmitiría de alguna forma...

Bessos.

La Escapista dijo...

Yo presuponía que los chicos en el circo tendrían acceso algún tipo de educación. Supongo que tendrán un tutor dentro de la organización ya que si no se estaría incurriendo en un delito bastante gordo. Yo no digo ni que los chavales no sean felices ni que se los trate a punta de látigo, pero lo que si creo es que los niños no deben trabajar. Se ha luchado mucho, me parece a mí, para que los niños no trabajen. Y aunque nos parezca su espectáculo bonito y la sencillez con que los hacen innatas, es fruto de un duro entrenamiento de sabe dios cuantas horas y cuantas penurias. El juego termina de serlo cuando se cobra por ello y creo que un niño no debería tener la responsabilidad de llevar dinero a casa.

Asimismo, y me guardo los comentarios al respecto de la vida del circo y el desarraigo, ¿a que no se ven niños de países desarrollados en este tipo de historias? Los niños deben estudiar y jugar, y tener un hogar.

Y sobre las cariocas... seguro que Magú las baila mejor que yo!. Soy simplmente una aprendiz, jeje. De todas formas, yo me comprometo a hacer el video si antes Tony nos pone un video de algún espectáculo suyo!

jeje

Un besin!

Angus dijo...

Pues tengo que decir que de crío yo sí jugué al diábolo. Me enseñó mi abuela, y la verdad no era muy difícil bailarlo, incluso lanzarlo un poco al aire y volver a cogerlo (no más dificil que jugar más o menos bien al yo-yo).

Por supuesto, las piruetas perfectamente sincronizadas que hacen las niñas del Circo del Sol parecen de fuera de este mundo...

Irene dijo...

Bueno, lo ví en un documental acerca del Circo del Sol hace tiempo. La verdad es que parecía que los niños se lo tomaban más como un juego que como un trabajo, y realmente disfrutaban con lo que estaban haciendo. No sé si quizás porque no conocen otra cosa, pero en todo caso, la ignorancia da la felicidad.

En cuanto a lo que decías Escapista de los niños de países desarrollados. Por los espectáculos del Circo del Sol que he visto, hay tanto adultos como niños de diversas nacionalidades, no así en el caso de Drallion que por la estética del mismo la gran mayoría de los artisas eran chinos, aunque había de otras 10 nacionalidades distintas ( incluidas Canada, Francia o Argentina, por citar algunos desarrollados)

Tony dijo...

La verdad es que es un tanto complicado este tema de los niños que trabajan... Es cierto que estarán bajo presión para realizar esos ejercicios, pero también es cierto que disfrutan haciéndolo... ¿Está bien o está mal hacer eso con los niños?... La verdad no lo sé...

Escapista, ¡¡vete preparando las cariocas y ese video tuyo!!, jejeje...

Angus, ¡¡tú también metido en el mundo de la farandula!!... Lo que decía antes: montamos un cirquito entre todos...

Ya tenemos dos chicas con cariocas, un chico con el diábolo, otro chico con juegos de magia... Irene, ¿con qué nos vas a sorprender tú?, jejeje...

Saludos.

Magú dijo...

Irene se dedicará a la estética, que en eso ella es experta! jejejejejeje y bueno, con lo de los niños artistas, la verdad es que no estoy muy a favor, de hecho si mi hijo me dice que quiere ser artista creo que me da un mal... porque creo que se acaban convirtiendo en pequeños monstruitos, pero creo que si los padres son capaces de hacerles ver que sólo es por diversión y no presionarles por hacerles ser los mejores, pues supongo que no hay problema. Lo malo son esas madres histéricas que llevan a sus hijos a todos los castings porque quieren que las saquen de la monotonía y lo que en realidad desean es vivir a través de ellos la vida que a ellas les hubiera gustado vivir (también incluyo a los padres, aunque en general son más comedidos...)
Y bueno, que me enrollo mucho... pero que viva la magia! :)
Besos

Irene dijo...

Lamento deciros que yo no os podré deleitar con nada, porque como ya dije no tengo demasiadas habilidades de este tipo. Si quereis os puedo hacer alguna comidita para que repongais fuerzas cuando acabeis... Eso creo que se me da más o menos bien ( lo de la estética tampoco creo que sea mi fuerte...estás perdida maguciña si te pones en mis manos :P)

PD; El tema de los niños efectivamente es complicado y ofrece muchos puntos de vista.

Tony dijo...

Magú, mira que si tu hijo te dice que quiere ser artista, que quiere ser mago como ese al que tanto adoras... ¡¡Menudo disgusto, ehh!!... jejeje... ;)

Irene, además de tu arte culinario seguro que sacamos esa "artista" que llevas dentro... No obstante, ofrecerte ya como cocinera es todo un gran paso...

Besos.

Quintana dijo...

Yo soy más de movimientos básicos con 3 bolas haciendo malabares, pero lo que llegan a hacer estas cuatro pequeñas "diavolas" es increible.

Esta claro que estas no han nacido con un pan debajo del brazo, sinó con un diavolo en toda regla..

Me ha encantado el video. Enhorabuena, y gracias por darnos a conocer estas maravillas.

Heitor dijo...

Pero como consiguen ir más a la vez que los equipos olimpicos de gimnasia rítmica?? Son clones sincronizados por microchips, no hay duda.
Que ganas de volver a ver El circo del sol... a ver si Magu se hace rica pronto y me invita!!
Un saludo.

Tony dijo...

Quintana, ¡¡bienvenido al blog!! Espero que te gusten los artículos que hay por aquí y que te animes a seguir dejando tus comentarios... Tienes razón, estas niñas han nacido con un "diábolo bajo el brazo", jejeje... Que sepas que te he "fichado" para el particular "cirquillo" que estamos montando: cariocas, diábolo, magia y, ahora, tus malabares...

Heitor, es cierto que parece que tengan "microchips" instalados... A ver si Magú se hace rica y también me invita con una entradita para el circo del sol... Entretanto, seguiré ahorrando...

Un abrazo.